Según los responsables de las principales compañías del sector, en nuestro país, existen enormes posibilidades de crecimiento del sector con respecto a otros, como Estados Unidos o el Reino Unido, donde el alquiler es una práctica muy extendida y el mercado está más maduro.

En estos momentos, en España, la mayoría de los clientes de las empresas de alquiler de vehículos son turistas (55%), y el resto hombres o mujeres de negocios. Tanto unos como otros buscan coches nuevos, de marcas conocidas, con equipamiento de airbag, ABS, eleva lunas eléctrico, dirección asistida, aire acondicionado, etc. Respecto al tamaño, las preferencias se reparten casi a partes iguales; un 45% de los clientes demandan un coche pequeño, el 55% restante se reparte entre los autos de tamaño medio y grande.

Precios
Actualmente, la mayoría de las empresas de alquiler de vehículos con cobertura nacional, han entrado en una guerra de precios importante para potenciar el mercado del rent a car y acabar con la idea de que alquilar coches es caro.

Los expertos afirman que en estos momentos, el sector del coche de alquiler es uno de los más competitivos en cuanto a precios; a veces hay diferencia de 0.60 euros entre coches de la misma categoría de una casa y otra, y por esa cantidad hay empresas que pierden dinero. La dura competencia existente entre las grandes casas de alquiler, les ha llevado a potenciar sus servicios a través de acuerdos con compañías aéreas, tarjetas de crédito, tarjetas de consumo, etc., por medio de los cuales, es posible conseguir puntos canjeables por viajes, estancias en hoteles, etc.

Sobre esta idea, la Unión de Consumidores de España (UCE), en la revista que editan, ha publicado una comparativa entre coches de alquiler y comprados, en donde se refleja que “en la mayoría de los casos se produce un ahorro si en lugar de comprar un coche que vamos a utilizar principalmente en ciudad y durante vacaciones optamos por utilizar los transportes públicos y el alquiler”.

Uno de los supuestos utilizados en el estudio es el coste de un alquiler de coche durante dos días al mes, en fin de semana, es decir 22 días al año; en este caso, los costes medios anuales, incluyendo seguro e impuestos van desde los 765 euros para un coche pequeño hasta los 3.000 para uno de gama alta.

Los seguros
A la hora de acudir a contratar un alquiler de coche el único seguro al que la normativa española obliga es al seguro de responsabilidad civil. Sin embargo, las compañías ofrecen la posibilidad de contratar otros como el seguro contra robo, contra colisión o el personal.

Los dos primeros llevan una pequeña franquicia que hay que pagar en caso de que se llegue a utilizar; por ejemplo, si el cliente alquila un coche valorado en unos 12.000 euros y tiene un accidente o le da un golpe, está obligado pagar los primeros 120 euros (dependiendo de la categoría del coche, la cantidad puede ser mayor). Lo que se pretende con esto es que la gente tenga cuidado con el vehículo alquilado.

Fuentes de la UCE apuntan que “algunas personas no saben que cuando contratan un vehículo, éste sólo lleva el seguro de responsabilidad civil; los problemas vienen cuando se le rompe un cristal y lo tiene que pagar. Aunque la mayoría de las compañías, sobre todo las grandes, suelen informar sobre los distintos seguros que tienen y recomiendan que se contraten, mucha gente no lo hace porque le parece que la tarifa sube mucho”.

Calidad
Las grandes compañías del sector se esfuerzan en dar un servicio de calidad al cliente, lo que comienza por ofrecer unos coches con una vida media de seis meses o 20.000 kilómetros, para que estén en perfecto estado.

Sin embargo, existen algunas empresas locales, sobre todo en la costa , donde se pueden encontrar vehículos que tienen 100.000 ó 150.000 kilómetros. Esto es algo a tener presente a la hora de alquilar un coche.