¿Se puede vender algo si está comprado ya por otra persona? En muchas tiendas de muebles o artículos de decoración a veces se puede ver que un objeto tiene un cartelito que pone vendido.

Sin embargo, en el caso de las plazas de algunos vuelos no sucede esto y son muchos los que en alguna ocasión han padecido la consecuencia de la sobreventa de plazas, técnica más conocida como overbooking. Se trata de una práctica completamente legal, aunque poco comprensible para el que la sufre.

Aunque no se haya tenido ninguna experiencia de este tipo, nadie puede asegurar que no le vaya a ocurrir nunca. Por ello, lo mejor es saber cómo reaccionar y qué derechos amparan al usuario.

Indemnizaciones
En caso de que se deniege el embarque en un vuelo regular por exceso de reservas, se tiene derecho a una indemnización si se ha presentado en el mostrador de facturación el billete de avión con la debida antelación. El tiempo límite de presentación para vuelos regulares nacionales es de treinta minutos antes de la hora de partida y para los internacionales de noventa.

Si la compañía aérea deniega el embarque, está obligada a pagar una indemnización en metálico. Aunque, si el usuario lo prefiere, pueden hacerlo con bonos de viaje. La compensación ascenderá a unos 150 euros para vuelos de hasta 3.500 kilómetros y rondará los 300 euros para los vuelos que superen dicha distancia. Estas compensaciones se reducen a la mitad en caso de que el siguiente vuelo disponible tenga lugar dentro de las dos o cuatro horas posteriores, respectivamente.

Estas cifras variarán a partir de Febrero de 2005 con la entrada en vigor de un nuevo reglamento, que ya ha sido aprobado por la Unión Europea, y que prevé indemnizaciones entre 250 y 600 euros dependiendo del tipo de vuelo.

Varias opciones
Otras opciones posibles que la compañía debe facilitar son el reembolso sin penalización del billete, o un transporte alternativo lo más rápidamente posible a su destino final. También se puede escoger el traslado en una fecha posterior que el usuario decida.

Además en caso de overbooking la compañía aérea está en la obligación de ofrecer gratuitamente una llamada telefónica -o un mensaje enviado por telex o fax- al lugar de su destino. También debe ocuparse de la comida y bebida del viajero durante el período de espera. Si la situación se prolongara durante una o más noches, deberá la compañía hacerse cargo de los gastos del hotel.

Viajes combinados y vuelos charter
Si un vuelo forma parte de un viaje combinado, la compañía aérea está obligada a indemnizar al operador con el que haya realizado el contrato. En tal caso, el operador deberá abonar al usuario el importe percibido por este motivo.

En caso de se trate de un vuelo chárter, hay que olvidar todo lo dicho anteriormente. Estos derechos sólo cubren a los que viajan en vuelo regular y parten de un aeropuerto situado en un estado miembro de la Unión Europea y que por tanto esté sujeto a la normativa comunitaria.

Cuando se vaya a comprar un billete de un vuelo regular a las oficinas de una compañía aérea ésta debe tener a disposición del público toda esta información. El usuario debe exijirla en los mismos mostradores de facturación. En caso de ser uno de los pasajeros no admitidos para embarcar, se debe pedir un formulario en el que figuren las normas que rigen en materia de indemnización.