El mayor número de reclamaciones que tramitan las asociaciones de consumidores está relacionado con la compra de viviendas. Debido al elevado coste que supone, este es uno de los capítulos de la economía doméstica que más piensan y maduran las familias antes de llevar a cabo la adquisición del nuevo hogar.

Reflexionar antes de comprar
El comprar una vivienda se puede considerar como un acto de gran trascendencia, puesto que es en la mayoría de los casos el mayor gasto que se hace a lo largo de la vida. Además, esta compra va unida normalmente a un importante endeudamiento durante un largo período de tiempo.

Por eso, antes de meterse en un gasto tan significativo hay que preparar todos los pasos a dar. Antes de nada, lo que hay que hacer es recabar toda la información posible, teniendo en cuenta todas las condiciones imposibles de cambiar, como la orientación de la casa, la situación, zona ruidosa, humedad etc.

De nueva construcción
En caso de ir a comprar una vivienda ya terminada, hay que tener en cuenta que antes de firmar cualquier modalidad de contrato es importante que se esté en posesión de los siguientes documentos: nombre o razón social, domicilio o datos de la inscripción del vendedor en el Registro Mercantil.

También es preciso disponer del plano general del emplazamiento de la vivienda y del de la vivienda misma; descripción y trazado de las redes eléctricas, de agua, de gas y de calefacción, así como las garantías de las mismas, y de las medidas de seguridad contra incendios con que cuente el inmueble. En la descripción de la vivienda debe constar su superficie útil, y general del edificio en el que se encuentra, de las zonas comunes y de los servicios accesorios.

Datos de interés
Los documentos deben hacer referencia a los materiales empleados en la construcción de la vivienda, incluidos los aislamientos térmicos y acústicos. Las instrucciones sobre el uso y la conservación de las instalaciones que exijan algún tipo de actuación o conocimiento especial y sobre la evacuación del inmueble en caso de emergencia.

Se deben exigir asimismo los documentos identificadores de la inscripción del inmueble en el Registro de la Propiedad o en su caso un certificado de no hallarse inscrito en el mismo.

Las referencias al costo de la vivienda deben referirse al precio total de la misma. También se debe disponer de una copia de las autorizaciones legalmente exigidas para la construcción de la vivienda y de la cédula urbanística o certificación acreditativa de las circunstancias urbanísticas de la finca, así como de la licencia o equivalente para la utilización u ocupación de la vivienda, zonas comunes y servicios accesorios.

Los estatutos y normas de funcionamiento de la comunidad de propietarios, así como información de los contratos de servicios y suministros de la comunidad y la información en cuanto al pago de los tributos de todas las clases que graven la propiedad o utilización de la vivienda son otros de los documentos a exigir. Cuando se trate de primera transmisión, se indicará el nombre y domicilio del arquitecto y el nombre o razón social y domicilio del constructor.

Vivienda en construcción
En caso de comprar una vivienda sobre plano, hay que tomar mayores precauciones ya que esta modalidad es la más proclive a que se produzcan fraudes, principalmente en lo que se refiere a la correcta aplicación de las cantidades entregadas a cuenta por el comprador.

Por eso, siempre que se entreguen cantidades a cuenta se deben exigir documentos que formalicen unas garantías sobre esas cantidades.

Segunda mano
En caso de que se compre una vivienda de segunda mano, es esencial comprobar que la persona o empresa aparece como vendedora es la propietaria. Para ello se le debe pedir la escritura que le acredite como tal y, si es posible, una fotocopia de la misma.

Se deben solicitar al menos los datos esenciales que figuran en ella: nombre y apellidos del propietario, superficie del inmueble, o en su caso, del solar, cuota de propiedad de la vivienda, hipotecas u otro tipo de cargos, régimen de la edificación –libre o protegida-.

Con estos datos se debe ir al Registro de la Propiedad a consultar los datos del inmueble en cuestión. Y allí se podrá comprobar que la información proporcionada por el vendedor es cierta: si él es el propietario, si el solar tiene la superficie prevista, si tiene o no hipotecas o si soporta algún otro tipo de cargas. Cualquier diferencia entre los datos de la escritura y los del Registro, son indicio de que existe una irregularidad grave.