Es divertido, beneficioso para la salud y para todas las edades. Así es el Fitball, una serie de ejercicios que se realizan con un balón gigante.

¿Qué es el fitball?
El Fitball es un balón gigante con el que mediante diferentes ejercicios se puede mejorar el equilibrio y la coordinación además de aportar fuerza y tono muscular. Es divertido, beneficioso para la salud y para todas las edades. Al ser una gran esfera y proporcionar una base inestable, puede prevenir también lesiones de espalda, con especial atención a lumbares y pelvis. Sin duda un revulsivo en los ejercicios de gimnasio.

¿Dónde surge la idea de los balones gigantes?

Comenzaron a popularizarse en Suiza allá por los años 60 y, más tarde, se extendieron por el resto de Europa, América y Australia. En los años 60 la fisioterapia se valía de estos balones para realizar programas de rehabilitación y tratar afecciones neurológicas, de espalda, rodilla y hombros, y como tratamiento de problemas de equilibrio y postura.

A finales de los 80, gracias a su versatilidad, comenzaron a utilizarse en actividades de fitness. Desde esta fecha se usan en un gran número de países para mejorar no sólo la condición física (flexibilidad, fuerza y resistencia) sino también ciertas capacidades coordinativas como pueden ser el equilibrio, la actitud postural y/o coordinación dinámica general.

¿Dónde se puede utilizar?

El fitball se puede utilizar tanto en gimnasios como en su casa; el único requisito es tener una bola gigante y espacio suficiente como para realizar los correspondientes ejercicios.

¿Qué ejercicios se pueden practicar en el fitball?

Para hacerlo más ameno es recomendable una música apropiada para la ocasión. Unos 20 ó 30 minutos de ejercicios entre 3 y 4 veces por semana bastarán para obtener un efecto positivo en los músculos, el sistema cardiovascular y el ámbito psico-emocional. Dependiendo de la postura que se tome se estará trabajando una u otra parte del cuerpo. Se comienza con estiramientos para el buen funcionamiento del cuerpo.

¿Son complicados los ejercicios?

El FitBall puede funcionar como una alternativa a la silla tradicional, la simple actividad de sentarse sobre un FitBall conlleva un ejercicio ligero que hace que nuestro cuerpo deba realizar constantes ajustes para mantenerse en equilibrio sobre él, así se fortalecen los músculos de la espalda. La técnica del rebote conlleva sentarse erguido sobre el balón fijando la atención en el control del tronco y la postura.

Estando de pie sobre una pierna se trabajan los cuadriceps. Si se pone de rodillas sobre el balón se trabaja la parte superior de la espalda, brazos y hombros. Estar tumbado sobre el balón permite movimientos para el fortalecimiento de los músculos de la espalda, glúteos y los isquiotibiales, etc.

¿Qué provoca en el organismo la utilización del fitball?

Con el desarrollo de estas actividades se gana fuerza y tono muscular y se mejoran el equilibrio y la coordinación. Además, al proporcionar una base inestable, puede prevenir lesiones de espalda, con especial atención a lumbares y pelvis, por eso es muy recomendable en el embarazo.

¿Quién lo puede utilizar?

Es un excelente trabajo de bajo impacto por lo que lo pueden practicar personas de todo tipo, desde niños hasta mayores de avanzada edad. Resulta muy atractivo para los niños por su novedad: para la tercera edad, por la posibilidad de ajustar la práctica a sus posibilidades personales; y para los principiantes por su simplicidad.

¿Qué inconvenientes tiene el fitball?

Uno de los principales inconvenientes del FitBall es el de su mantenimiento y almacenamiento. Una bola gigante o fitball cuesta entre 30 y 50 euros, pero el mayor problema reside en la elección del tamaño correcto según la estatura y/o proporciones corporales. A la hora de elegir el tamaño, hay que probarlo; es necesario sentarse sobre el fitball y fijarse que el ángulo lateral que formen las piernas entre caderas, rodillas y tobillo sea de 90 grados. Por ejemplo, si una persona mide 1,50 metros le corresponderá un fitball de 45 cm de diámetro. Si mide 1,70 m, 65 cm, y así sucesivamente.